martes, 12 de febrero de 2019

Red Velvet cookies

Buenos días!

Se acerca San Valentín, y quien más o quién menos, cada uno lo celebra a su manera. Nosotros no acostumbramos a hacernos regalo en este día, pero sí que me gusta preparar algo especial para desayunar y cenar ese día (normalmente no comemos juntos por temas laborales). Este año cenaremos el Desafío en la Cocina que ya os revelaré el día 20 de qué se trata, y desayunaremos estas deliciosas Red Velvet cookies, que han resultado espectaculares. Sin duda, se han colado entre mi lista de galletas favoritas. 



Tienen un sabor delicioso, si sois amantes del Red Velvet en sus diferentes versiones, sin duda, éstas son vuestras galletas. Y ya si os gustan las cookies con pepitas de chocolate... Aunque por el aspecto os parezcan unas galletas tirando a crujientes como las cookies a las que estamos acostumbrados, son suaves, blanditas al comerlas, como buenas Red Velvet que son. Lo último y ya acabo de convenceros de tomar nota: son muy, muy fáciles de hacer, tanto a mano como con ayuda de un robot, y duran hasta 1 semana en una lata metálica perfectamente conservadas. 



Ingredientes:

  • 200 gr. de harina
  • 20 gr. de cacao puro en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo L
  • 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 160 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de colorante rojo en gel
  • 100 gr. de pepitas de chocolate
Elaboración:
  • En primer lugar, tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal y reservamos.  Colocamos el accesorio de la pala en el robot. Batimos a velocidad alta la mantequilla durante 30 segundos. Si lo hacemos a mano, nos ayudaremos de una cuchara de madera. 
  • Añadimos el azúcar y batimos a velocidad fuerte otro minuto, hasta que esté cremoso. 
  • Agregamos el huevo, la leche, la vainilla y el colorante y batimos a velocidad media-alta hasta que esté bien integrado. 
  • Batimos a velocidad baja (yo pongo el robot al 3 de 7) y vamos añadiendo poco a poco la mezcla tamizada de ingredientes secos, hasta que obtengamos un masa uniforme. 
  • Por último, las pepitas de chocolate, que en 20 segundos a velocidad baja estarán integradas.
  • Envolvemos en film transparente y dejamos enfriar mínimo 1 hora en la nevera, porque la masa es blandita y si no, no vamos a poder manipularla. 
  • Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo. Forramos una bandeja con papel de horno y formamos bolitas con la mano, distribuimos separadas por la bandeja y aplastamos ligeramente con la mano. Bien separadas porque, como veréis, crecen y si no se os van a pegar unas a otras. 
  • Una vez horneadas, dejamos reposar 3 minutos en la bandeja y con ayuda de una espátula de manera las pasamos a la rejilla para enfriar, porque salen muy blanditas. 

  • Una vez frías, conservamos en una lata y disfrutamos de un desayuno casero y romántico. 

miércoles, 6 de febrero de 2019

Cupcakes de chocolate blanco y negro

Hola a todos,
Últimamente ando yo muy dulce, estoy de antojo sobre todo de cheesecakes y de chocolate, sólo de pensarlo se me hace la boca agua. Así que hoy me he decidido a compartir con vosotros estos espectaculares cupcakes que llevaban casi tres meses en la carpeta de pendientes. 



Decir que están de vicio es poco, en el momento que le das un mordisco es imposible parar hasta que no acabas con él. Son ideales para todos aquellos que os consideráis chocoadictos. No voy a dar más rodeos porque en este caso creo que una imagen vale más que mil palabras, así que os dejo con la receta:



Ingredientes (12 cupcakes):
  • Para el bizcocho:
    • 2 huevos M
    • 115 ml. de nata para montar
    • 80 ml. de aceite de girasol
    • 20 ml. de miel
    • 20 gr. de mantequilla derretida
    • 60 gr. de azúcar blanco
    • 60 gr. de azúcar moreno
    • 120 gr. de harina de trigo tamizada
    • 35 gr. de cacao puro en polvo
    • 1 cucharadita de levadura química
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato
    • 1 pizca de sal
    • 40 gr. de almendra molida
    • 200 gr. de chocolate 70% troceado
  • Para el frosting:
    • 140 gr. de queso crema
    • 80 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 140 gr. de chocolate blanco
    • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
    • 250 gr. de azúcar glass
Elaboración con Thermomix:
  • Precalentamos el horno con calor arriba y abajo sin ventilados a 180º. Mezlcamos los huevos, la nata, el aceite, la miel, la mantequilla y los azúcares durante 1 minuto a velocidad 4. 
  • Añadimos la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato tamizados y mezclamos 30 segundos a velocidad 3. 
  • Añadimos las almendras y la sal y programamos 20 segundos velocidad 4. 
  • Por último, el chocolate troceado y mezclamos 20 segundos a velocidad 6. 
  • Con ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, rellenamos nuestros moldes de papel hasta 2/3 de su capacidad (recordad que los habremos colocado anteriormente en un soporte rígido, en mi caso esta bandeja de silicona). 
  • Horneamos durante 20-22 minutos, y dejamos enfriar sobre una rejilla.
     
  • Para el frosting, colocamos la mariposa y batimos durante 1 minuto a velocidad 3 el queso con la mantequilla. Seguido, añadimos el chocolate blanco fundid templado, el azúcar y la vainilla. Programamos 3 minutos a velocidad 3 y volcamos el resultado en un ¡a manga pastelera con boquilla rizada. Decoramos nuestros cupcakes con el frosting y con unas pepitas de chcolate negro. 
  • Sólo nos queda enfriar ligeramente ¡y disfrutar!
Elaboración tradicional:
  • Precalentamos el horno con calor arriba y abajo sin ventilados a 180º. Mezlcamos los huevos, la nata, el aceite, la miel, la mantequilla y los azúcares durante 1 minuto con la ayuda de una batidora de varillas. Si utilizamos una varilla manual, hasta que veamos que aumenta ligeramente de volumen y espuman. 
  • Añadimos la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato tamizados y mezclamos con el accesorio de pala de la amasadora y con una espátula haciendo movimiento envolventes hasta que estén bien integrados y sin grumos. 
  • Añadimos las almendras y la sal y volvemos a mezclar. 
  • Por último, el chocolate muy troceado con ayuda de un cuchillo e integramos con movimientos envolventes. 
  • Con ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, rellenamos nuestros moldes de papel hasta 2/3 de su capacidad (recordad que los habremos colocado anteriormente en un soporte rígido, en mi caso esta bandeja de silicona). 
  • Horneamos durante 20-22 minutos, y dejamos enfriar sobre una rejilla. 
  • Para el frosting, batimos el queso con la mantequilla con la ayuda de la varilla. Si es con amasadora, un minuto a velocidad media. Seguido, añadimos el chocolate blanco fundido templado, el azúcar y la vainilla. Mezclamos durante 1 minuto a velocidad media y otro minuto.2 minutos a velocidad fuerte y volcamos el resultado en un ¡a manga pastelera con boquilla rizada. Decoramos nuestros cupcakes con el frosting y con unas pepitas de chcolate negro. 
  • Sólo nos queda enfriar ligeramente ¡y disfrutar!

sábado, 26 de enero de 2019

Muffins de frutos rojos y yogur

Buenos días!

Sábado por fin, qué largas se me hacen estas semanas de enero... Así que necesito algo dulce y rico para desayunar, y estos muffins de frutos rojos y yogur que os traigo hoy son perfectos para la ocasión. Creo que en casi todos los viajes al extranjero que hago pruebo un muffin con frutos rojos, los de chocolate en todas sus versiones me encantan, pero los de frutos rojos me pierden, me parecen tan suaves, con ese contraste de sabor fuerte del fruto rojo... me parecen una auténtica delicia la verdad.



Yo he hecho una versión utilizando un yogur con mermelada de arándanos de "La lechera", de esos que vienen en vasito de cristal. Desde la primera vez que lo probé me enamoré de su intenso sabor, así que llevaba tiempo queriendo utilizarlo para una receta. El resultado ha sido más que satisfactorio, ideales para desayunar, almorzar o merendar o... ¡a cualquier hora!. Además, son muy fáciles de hacer. Yo he utilizado la Thermomix para mezclar los ingredientes, pero se pueden elaborar perfectamente con una amasadora, una batidora de varillas o simplemente un bol y una varilla manual, como hemos hecho toda la vida.



Ingredientes (9 muffins):

  • 250 gr. de harina
  • 160 gr. de azúcar (si no tenéis Thermomix y podéis utilizar azúcar glass mejor, quedan más finos)
  • 1 sobre de levadura química (el mío pesaba 11 gr.)
  • 1 pizca de sal
  • 1 yogur con mermelada de arándanos
  • 165 gr. de nata para montar mínimo 35% M.G.
  • 80 gr. de aceite de oliva suave
  • 3 huevos de casa (si no, 2 huevos M)
  • 60 gr. de frutos rojos variados congelados
  • 1 cucharada extra de harina
Elaboración con Thermomix:
  • En primer lugar, vamos a colocar el el vaso los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura y sal) y programas 10 segundos a velocidad 10. Reservamos en un bol a parte.  Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo sin ventilador.
  • En segundo lugar, mezclaremos 30 segundos a velocidad 4 los ingredientes húmedos (yogur, nata, aceite y huevos). Os pongo una foto de mi huevo casero porque es muy pequeñito y denso, por eso he utilizado 3, si utilizáis de los de tienda, con 2 de clase M os vale. 

  • Tamizamos los ingredientes secos sobre los húmedos mezclados y programamos 20 segundos a velocidad 4. 
  • Con ayuda de una cuchara para helados, llenamos nuestros moldes hasta el orde del molde rígido que utilizaremos de base, dejando suficiente margen para que el muffin crezca y no se desborde. 

  • En un bol echamos la cucharada extra de harina y los frutos rojos, removemos bien y distribuimos los frutos por los muffins.

  • Horneamos 30 minutos a 180º a altura media, hasta que al pincharlo, el cuchillo salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla y... ¿a qué no puedes comer sólo uno?

Elaboración tradicional:

  • En primer lugar, mezclamos los ingredientes secos en un bol y reservamos. Si utilizamos este método, mejor usar azúcar glass, aunque si no tenéis también admiten azúcar blanco normal.  Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo sin ventilador.
  • En segundo lugar, mezclaremos en un bol aparte los ingredientes húmedos con ayuda de una varilla hasta obtener una mezcla homogénea. Os pongo una foto de mi huevo casero porque es muy pequeñito y denso, por eso he utilizado 3, si utilizáis de los de tienda, con 2 de clase M os vale. 
  • Tamizamos los ingredientes secos sobre los húmedos mezclados y mezclamos hasta obtener una masa fina y sin grumos. 
  • Con ayuda de una cuchara para helados, llenamos nuestros moldes hasta el orde del molde rígido que utilizaremos de base, dejando suficiente margen para que el muffin crezca y no se desborde. 
  • En un bol echamos la cucharada extra de harina y los frutos rojos, removemos bien y distribuimos los frutos por los muffins.
  • Horneamos 30 minutos a 180º a altura media, hasta que al pincharlo, el cuchillo salga limpio.
  • Dejamos enfriar sobre una rejilla y... ¿a qué no puedes comer sólo uno?



domingo, 20 de enero de 2019

Whoopies

Buenos días!

Hoy os traigo un dulce desayuno o merienda de la mano del Desafío en la Cocina de este mes, ideal para domingos de manta y sofá, o para el almuerzo de los peques en el cole a media mañana. En este último caso es un sustituto perfecto para sustituir a la socorrida bollería industrial, aunque lo ideal es que el almuerzo sea variado, un día a la semana podemos optar por algo dulce, y mejor que sea casero, ¿no creéis?. Pues estos Whoopies de chocolate son ideales para cualquier ocasión, y están para chuparse los dedos, no hay más que ver la pinta que tienen...



Tienen su origen en Pensilvania, Estados Unidos, y eran comúnmente horneados por las mujeres Amish, quiene se los ponían a los agricultores en fiambreras, quienes al verlos exclamaban: "¡Whoopie!", de ahí su nombre. Se trata de dos bizcochitos unidos por una crema, a modo de hamburguesita. Yo he optado por unos de chocolate y crema de mantequilla, una receta sencilla y básica, que he adaptado de una receta original de Martha Stewart. Si queréis ver gran variedad de este pastelillo, no tenéis más que pinchar en el enlace para ver las propuestas de mis compañeros de Desafío.





Ingredientes:

  • Para el bizcochito:
    • 215 gr. de harina
    • 1 pizca de sal
    • 50 gr. de cacao puro en polvo sin azúcar
    • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • 1 cucharadita de levadura química
    • 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 200 gr. de azúcar
    • 1 huevo L
    • 250 gr. de buttermilk (250 gr. de leche entera+1 cucharada de zumo de limón)
    • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Para el relleno:
    • 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 300 gr. de azúcar glass
    • 60 gr. de leche entera
    • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
Elaboración:
  • En primer lugar, haremos los bizcochitos. Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo sin ventilador. Tamizamos los ingredientes secos menos el azúcar (harina, sal, cacao, bicarbonato y levadura) y reservamos. A continuación, con el accesorio de la pala de la amasadora (si no tenéis amasadora podéis utilizar una batidora de varillas), batimos durante un par de minutos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso. 
  • Añadimos el huevo sin dejar de batir, el buttermilk y la vainilla. Seguido, vamos añadiendo poco a poco los ingredientes tamizados  y bajamos la velocidad del robot, hasta que estén los ingredientes bien integrados y tengamos una masa homogénea, tipo a la de un bizcocho.
     
  • Sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, echamos porciones de masa con una buena separación que hornearemos a altura media 10 minutos. 
  • Dejamos enfriar sobre una rejilla. 
  • Para preparar el relleno yo he utilizado la Thermomix, pero con una batidora de varillas lo haréis fácilmente también. Colocamos la mariposa en las cuchillas y añadimos al vaso los ingredientes. 

  • Batimos 1 minuto velocidad 3, y subimos a velocidad 3,5 30 segundos más, hasta que la textura sea como la del buttercream de un cupcake, firme y uniforme. 
  • Colocamos en una manga pastelera, rellenamos los whoopies y listos para disfrutar. 


miércoles, 16 de enero de 2019

Caldo reconfortante para invierno (y algunas cosas que podemos hacer con él)

Buenos días!

Hoy os traigo una receta muy apropiada para la estación en la que nos encontramos: un delicioso caldo reconfortante. Nosotros en casa somos muy soperos, sobre todo los chicos, y un plato calentito de sopa por la noche siempre viene bien. Me gusta mucho hacerlo porque además me apaña unas cuantas comidas y cenas, ya que no sólo sale sopa, también podemos hacer un plato a base de garbanzos, unos pimientos rellenos de carne, unas croquetas, carne encebollada, con tomate y, como en mi caso, un puré para el peque de la casa. 



Para esta receta me he basado en la forma de cocinar caldo que he visto toda la vida en mi casa, la de mi madre. Es un caldo espectacular, no digo más, con un intenso sabor que hace las delicias de todo aquél que lo prueba, sin excepción. La diferencia principal es que mi madre lo hace en olla exprés y yo lo hago en cazuela, al chup chup de toda la vida, los guisos me gustan en cazuela, aunque lleven más tiempo. 



Con la receta que os paso sale un buen puchero de caldo, yo utilizo la cazuela más grande que tengo en casa, hace algo más que una olla exprés grande. Os pongo la receta del caldo base, de unos garbanzos refritos con el compaño y de unas croquetas de cocido. 

Ingredientes:

  • Para el caldo:
    • 300 gr. de garbanzo pedrosillano (peso en seco)
    • 300 gr. de carne de coja (ternera)
    • 1 muslo de pollo de corral
    • 1 patata
    • 1 puerro
    • 2 zanahorias
    • 1 hueso de jamón
    • 1 chorizo asturiano
    • Sal
    • Agua 
  • Para los garbanzos:
    • Los garbanzos del caldo, ya cocidos
    • Media cebolla
    • Medio chorizo del caldo
    • La carne del hueso de jamón
    • 50 gr. de carne del muslo de pollo
    • 75 gr. de la carne de coja
    • Aceite de oliva virgen extra
  • Para las croquetas:
    • 40 gr. de aceite de oliva virgen extra
    • 140 gr. de harina de trigo
    • El otro medio chorizo
    • El resto de la carne de pollo
    • El resto de la carne de coja las carnes y el chorizo pesaban unos 300 gr.)
    • Una pizca de pimienta negra
    • Una pizca de nuez moscada
    • Sal
    • 700 gr. de leche entera a temperatura ambiente
    • 2 huevos
    • Pan rallado
Elaboración:
  • El caldo base es muy sencillo: En primer lugar, ponemos los garbanzos a remojo, entre 10 y 12 horas. Lavamos y escurrimos. Colocamos todos los ingredientes en la cazuela, pelamos la patata, las zanahorias y quitamos la primera capa del puerro. Echamos agua hasta el borde. Llevamos a ebullición. Cuando vaya a hervir, se creará una espuma que retiraremos con una espumadera. Cuando rompa a hervir, colocamos sobre la cazuela una cuchara de madera y colocamos la tapa, de forma que pueda salir el vapor. Dejamos entre 2 horas y media y 3 horas hervir a fuego lento (yo al 4 de 9), hasta que los garbanzos estén tiernos. 

  • Separamos la carne, los garbanzos con el chorizo y el jamón, las verduras y el caldo. Dejamos enfriar y llevamos a la nevera hasta el día siguiente. ésto lo hacemos para poder desgrasar el caldo. Cuando lo saquemos del frigorífico se habrá hecho una capa de grasa que retiraremos con mucho cuidado con ayuda de una espumadera, de esta forma desgrasaremos el caldo. Ya lo tenemos listo para hacer una buena sopa. 
  • Para hacer los garbanzos, picamos la cebolla en juliana pequeña en una sartén, y sofreímos unos 5 minutos junto con el chorizo, el jamón y las carnes todo picado. 

  • Cuando esté comenzando a dorarse añadimos los garbanzos y les damos una vuelta otros 5 minutos.
  • Sólo nos queda servir y regar con un chorro de un buen aceite de oliva virgen extra crudo, es maravilloso, a nosotros nos encantan de esta forma. 
  • Par las croquetas he utilizado la Thermomix, aunque siempre podemos hacerlas de la forma tradicional, pero reconozco que el aparatito en cuestión para muchas cosas me viene fenomenal, y hacer bechamel es una de ellas. En primer lugar, he picado la carne y el chorizo durante 10 segundos a velocidad 6 y lo he reservado en un plato hondo. 
  • En segundo lugar, he calentado el aceite a 120º durante 2 minutos a velocidad 1. Añadimos la harina y cocinamos durante 5 minutos, temperatura 120º velocidad 2. 
  • Agregamos la leche, las especias y la sal, y cocinamos durante 12 minutos a velocidad 4, temperatura 100º. Cuando le queden 2 minutos para finalizar, añadimos la carne y el chorizo del principio, sin parar la máquina, pero bajando la velocidad al 3. Llevamos a una fuente, dejamos templar, tapamos con film transparente y lo llevamos a la nevera hasta el día siguiente que formaremos las croquetas, con pan rallado y huevo batido. 
  • Podéis congelarlas como en mi caso. Después de formarlas las dejo una media horita al aire, las meto en bolsas de congelación y las frío, una vez descongeladas, en abundante aceite de oliva virgen bien caliente. 
  • Escurrimos sobre papel absorbente y ya tenemos una deliciosa cena que podemos comenzar con un plato de sopa calentita. ¡Que aproveche!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...