jueves, 28 de junio de 2018

Tarta Arco Iris (sabor Pantera rosa)

Buenos días a todos!

El domingo pasado, día 24 de Junio, fue un día muy especial en mi casa, ya que nuestro pequeño Neco, poco a poco se nos está haciendo mayor y ya ha cumplido... ¡2 años! Algunos pensaréis que 2 años no son nada, pero para nosotros es mucho, y no nos estamos dando cuenta de que ya han pasado 2 años desde que le tuvimos en brazos por primera vez... y nuestro bebé ya no es un bebé, es un niño (me entra la morriña de mamá...).



Lo que os quiero decir con todo esto es que quería que su celebración fuera especial y vaya que si lo fue, se lo pasó mejor que los enanos de verdad. Y para una celebración especial necesitaba una tarta especial, porque 2 añazos no se cumplen todos los días. Quería una tarta vistosa, con un toque infantil y que estuviera súper rica. El resultado es el que véis: un "Gravity cake" (o tarta gravedad), que al partirla se convierte en un "Rainbow Cake"(Tarta Arco Iris) y con un sabor espectacular a... ¡Pantera Rosa! Sí, si, ese pastelito que todos hemos probado cuando éramos niños. Cada bocado me transportaba directamente a la infancia...



Vamos manos a la obra:

Ingredientes:

  • Para los bizcochos genoveses:
    • 9 huevos M a temperatura ambiente
    • 240 gr. de azúcar
    • 140 gr. de harina
    • Una pizca de sal
    • 1 cucharadita de aroma de naranja (el mío era muy concentrado)
    • 1 cucharadita de aroma de vainilla (también era muy concentrado)
    • Colorantes en gel: rojo, naranja, amarillo, azul, violeta y verde.
  • Para la crema del relleno:
    • 600 ml. de nata para montar mínimo 35% M.G.
    • 200 gr. de azúcar glacé
    • 175 gr. de Mascarpone
  • Para la cobertura:
    • 500 gr. de chocolate blanco para postres
    • 150 ml. de nata para montar mínimo 35% M.G.
    • 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • Colorante en gel azul.
  • Para el almíbar:
    • 100 gr. de azúcar
    • 100 gr. de agua
    • 1/2 cucharadita de aroma de naranja
  • Para la decoración:
    • 1 bolsa de M&M´s Crunchy
    • Chocolate de la cobertura
    • 1 pajita
Elaboración:
  • En primer lugar, vamos a elaborar los bizcochos. Para ello, separamos las claras de las yemas y añadimos a las claras una pizca de sal. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos. Yo tuve que hacer la masa del bizcocho en 2 veces porque me parecía demasiada cantidad para una sola vez. La primera vez hice 2/3 de las cantidades que os pongo, con lo que me salieron 4 bizcochos y la segunda el otro tercio, con lo que me salieron los dos restantes. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  • Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten ligeramente su volumen. 
  • Agregamos a las yemas y el azúcar la harina tamizada y los aromas y mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea. 

  • Mezclamos esta última mezcla con las claras con movimientos envolventes, agregando las claras en dos o tres veces SIEMPRE encima de la mezcla de yemas, si agregamos ésta sobre las claras se nos bajarán. 

  • Dividimos la primera masa que hagamos en 4 partes para 4 bizcochos, a cada una le echaremos colorante de un color diferente. La segunda masa la dividimos a la mitad y le agregamos los dos colorantes restantes. 
  • Engrasamos y enharinamos los moldes que vayamos a utilizar (en mi caso, desechables) y vertemos cada masa en uno diferente y horneamos durante 12 minutos, hasta que pinchemos un cuchillo y éste salga limpio. 
  • Para hacer el relleno, montamos la nata que estará bien fría. Cuando esté semimontada añadimos poco a poco el azúcar en forma de lluvia
  • Por último, agregamos el mascarpone y mezclamos con movimientos envolventes hasta integrar. Reservamos en la nevera. 
  • El almíbar simplemente lo haremos poniendo en un cazo al fuego todos los ingredientes y cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y dejamos que hierva durante 5 minutos. Retiramos y dejamos enfriar. 

  • Para el montaje de la tarta, cubriremos como siempre nuestra base para que no se nos manche. Comenzaremos con el bizcocho morado, pincelaremos con almíbar (seamos generosos y será más jugosa) y extendemos una capa de crema del relleno. Hacemos lo mismo con los demás bizcochos: azul, verde, amarillo, naranja y rojo. 

  • Con el resto del relleno vamos a cubrir las paredes de la tarta, para que sean lo más uniformes posibles. Reservamos en la nevera. 
  • Para hacer la cobertura ponemos la nata en un cazo y cuando rompa a hervir le añadimos el chocolate troceado y removemos con una varilla. 

  • Apagamos el fuego y añadimos la mantequilla en trozos. Removemos hasta integrar, y por último el colorante azul hasta obtener un color uniforme. Dejamos que se atempere. 
  • Vamos a "chorrear" con ayuda de una cuchara nuestra tarta con la cobertura. Primero echaremos en el centro y luego por el borde de las paredes, dejando que el chocolate cubra él solo las paredes. Reservamos en la nevera y cada hora volvemos a repetir la operación hasta que veamos que está bien tupida, yo en total le eché 3 capas. 

  • Para la decoración de gravedad, clavaremos una pajita en nuestra tarta y la cubriremos con chocolate de la cobertura. Comenzamos a pegar M&M´s hasta cubrirla (no hagáis como yo un día de mucho calor y mucha humedad porque el chocolate se me derretía... tuve que acabar haciéndolo con la tarta posada dentro de la balda de la nevera...). 
  • Para pegar la bolsa sólo nos hace falta un poquito más de chocolate y.... ¡Feliz Cumpleaños!

miércoles, 20 de junio de 2018

Dip de 3 quesos y nueces con grissini especiados (63º Desafío en la cocina)

Hola a todos!

Hoy comparto con vosotros una receta muy sencilla de realizar y que puede daros mucho juego, sobre todo ahora que llega el verano y hacemos más comidas familiares, picnic´s, picoteos con amigos (sobre todo ahora que estamos en pleno Mundial de fútbol...), barbacoas... En esta ocasión os traigo un Dip, una crema muy fácil de hacer, fresquita y deliciosa, que puede ir acompañado con algo para untar o mojar (unos crudités, pan, nachos...). En mi caso, me he decantado por un dip de 3 quesos y nueces, acompañado con unos grissini caseros, muy sencillos de realizar y deliciosos. 



Yo me he decidido a hacer un dip de quesos, en casa somos muy queseros, y he utilizado 3 tipos: manchego, gorgonzola y queso crema, con unas nueces que le dan un toque espectacular. Me fascina la combinación de queso y nueces, me parecen dos sabores que combinan a la perfección. Los grissini los he aromatizado unos con escamas de sal maldon y otros con orégano, aunque podéis utilizar la imaginación con otros ingredientes: pimienta, comino, albahaca, semillas, pipas... 

Yo he utilizado Thermomix para realizarlo, pero perfectamente podéis hacerlo con utensilios que tengás por casa, en el caso del dip con una batidora y en el caso de los grissini bien a mano (a los niños les encanta amasar, es una masa parecida a la pizza) o bien con amasadora, si es que tenéis. 

Si queréis ver el resto de Desafíos de mis compañeros, sólo tenéis que hacer clic aquí. 



Ingredientes:

  • Para el dip:
    • 100 gr. de queso manchego
    • 100 gr. de queso gorgonzola
    • 150 gr. de queso crema
    • 50 ml. de nata líquida
    • 85 gr. de nueces
    • Una pizca de pimienta negra
    • Sal
  • Para los grissini:
    • 75 gr. de agua
    • 55 gr. de leche
    • 10 gr. de levadura fresca
    • 10 gr. de aceite de oliva virgen extra
    • 250 gr. de harina de fuerza
    • Una pizca de sal
    • Un puñado de sal maldon
    • Orégano
Elaboración:
  • Para hacer el dip, en primer lugar vamos a rallar el queso manchego, si es con Thermomix lo troceamos y rallamos 10 segundos a velocidad 6-10 progresivo. 
  • Añadimos el resto de los ingredientes y mezclamos a velocidad 4 durante 30 segundos. Vertemos en un bol y reservamos en la nevera. 
  • Para los grissini, en primer lugar vamos a templar la leche a 37º junto con el agua y la levadura durante 1 minuto. Si no disponéis de Thermomix, templamos en el microondas durante 30 segundos y disolvemos la levadura. 
  • Vertemos la harina en la cubeta, junto con la sal y el aceite y amasamos 2 minutos, hasta obtener una masa parecida a la de la pizza. Si vais a elaborarlo de forma tradicional, hacemos un volcán con la harina y vertemos en el centro la mezcla de agua, leche y levadura, el aceite y la sal y amasamos hasta obtener una masa manejable y que no se nos pegue a las manos.
  • Dejamos reposar 15 minutos y enharinamos la superficie de trabajo, estiramos con el rodillo y cortamos en tiras. Precalentamos el horno a 250 º con calor arriba y abajo. 
  • Les damos la forma deseada, pincelamos con agua y espolvoreamos con la sal o el orégano (yo hice la mitad de cada cosa). Dejamos reposar otros 10 minutos sobre la rejilla del horno cubierta con papel de hornear. 
  • Horneamos 8-10 minutos a altura media, dejamos enfriar y servimos con nuestro dip de quesos y nueces. ¡Espectacular!

viernes, 1 de junio de 2018

Quesada pasiega (la auténtica)

Muy buenas a todos!

Se acerca el fin de semana, y por aquí no vamos a poder disfrutar mucho del sol y la calle por lo que dicen (que aquí nunca se sabe, no te puedes fiar de las predicciones muchas veces...). Así que yo os propongo utilizar un poco de ese tiempo libre en elaborar mi propuesta de hoy: una auténtica quesada pasiega. La pinta lo dice todo, y si ya os digo que está entre una de las Siete Maravillas Gastronómicas de España, creo que estoy cerca de convenceros de atreveros a hacerla. 



He buscado por la red infinidad de veces recetas de quesada, pero en la mayoría de las ocasiones me encuentro con quesadas hechas a base de yogur o queso fresco, pero como buena paisanuca de Cantabria, sé que la quesada auténtica se hace con leche fresca y cuajo. Lo primero me resultaba fácil de encontrar, pero lo segundo... ¡en la farmacia! lo que me costó adivinar dónde podía comprarlo. Así que no lo dudé, me fui a la farmacia a por el cuajo, y al súper a por leche fresca de la tierra y... ¡a los fogones! Me he basado en una receta de "Sweet and Sour", y en libro de recetas tradicionales de Cantabria que me regalaron por el Día de la Madre mis chicos. 



¿El resultado? Simplemente espectacular, no hay más palabras. Menos es más. 

Ingredientes:

  • 1 litro de leche fresca de vaca (En mi caso, Bien Aparecida)
  • 2 cucharadas de cuajo
  • 4 huevos de gallinas picasuelos (si no, 4 huevos M)
  • 100 gr. de mantequilla reblandecida y a temperatura ambiente.
  • 225 gr. de azúcar
  • 115 gr. de harina de trigo
  • Ralladura de medio limón
  • 1 cucharadita de canela molida (y un poco más para espolvorear)
  • Una pizca de sal
Elaboración:
  • En primer lugar, calentamos la leche a 36-38º en mi caso (os vendrá en el frasco del cuajo). Cuando alcance esa temperatura, añadimos el cuajo, removemos y dejamos reposar durante 10 minutos. 
  • Pasado el tiempo, veremos como al meter la cuchara la leche de está cuajando.

  • Volvamos la leche sobre un colador cubierto por gasa, apoyado sobre un bol o cazuela en la que escurriremos el suero sobrante. Dejamos reposar unas 3 horas a temperatura ambiente. 

  • Pasado el tiempo, precalentamos el horno a 200º, con calor arriba y abajo. Comenzamos batiendo en un bol los huevos con la mantequilla y el azúcar. 
  • En otro bol aparte, mezclamos nuestro "queso" o leche cuajada (lo del colador, el suero le podemos utilizar para hacer bizcochos, a modo buttermilk) con la canela, la pizca de sal y la ralladura de limón. Esta parte la mezclaremos con la mano.
  • Vertemos la mezcla anterior con la de los huevos y removemos con una cuchara de madera, a mí me gusta que queden pocos grumos para que la quesada salga más blandita, eso ya es cuestión de gustos. 

  • Forramos un molde para horno con papel de hornear, vertemos la mezcla y espolvoreamos un poco de canela. 

  • Horneamos durante 10 minutos a 200º y 40 minutos más a 180º, a altura media. 
  • Podéis degustarla templada o frío, el bocado va a ser igual de espectacular, os lo aseguro. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...