lunes, 15 de enero de 2018

Raviolis rellenos de queso brie y cebolla caramelizada

Hola a todos,

Hoy os traigo una receta salada, que últimamente me está dando más por compartir con vosotros recetas dulces, con todo el tema de la Navidad. Así que vamos a variar un poco y a cocinar un plato principal completo: Unos raviolis caseros rellenos de queso Brie y cebolla caramelizada. Suena bien, ¿a que sí? 



Os animo a todos aquellos que nunca habéis elaborado vuestra propia pasta fresca a probar, os va a sorprender la diferencia (para bien) de la comprada en el súper... Si no disponéis de máquina de pasta no tiréis la toalla antes de intentarlo, con harina en la encimera, un buen rodillo y un poco de paciencia podéis obtener una pasta increíble. Yo esta vez me he decidido por darle un toque diferente, aromatizándola con orégano y albahaca, sencillamente espectacular. 

Ingredientes (para 2 buenas raciones):

  • Para la pasta:
    • 200 gr. de harina de trigo
    • 2 huevos L
    • 1 cucharada de aceite
    • 1 pizca de sal
    • 1 cucharadita de orégano
    • 1 cucharadita de albahaca
  • Para el relleno:
  • Para la salsa:
    • 1/2 vaso de caldo de carne
    • 1 cucharada de mantequilla
    • 100 ml. de nata 
    • 1 cucharadita de pimienta negra en grano
    • 1/2 cucharadita de pimienta blanca
  • Queso recién rallado para espolvorear.
Elaboración:
  • Vertemos los ingredientes para nuestra pasta fresca en la amasadora y amasamos hasta obtener una pasta firme y homogénea.

  • Hacemos una bola, envolvemos en film transparente y dejamos reposar a temperatura ambiente unos 30 minutos. 
  • Estiramos con ayuda de nuestra máquina de pasta, o en su defecto, espolvoreamos la encimera con harina y estiramos con un rodillo hasta obtener una lámina de unos 2 mm. de grosor (o un poquito menos, eso ya es cuestión de gustos).
  • Con ayuda de un cortapastas hacemos la forma de nuestros raviolis hasta acabar con toda la masa. 


  • Vamos colocando sobre un trapo de cocina. Reservamos. 

  • En un bol colocamos el queso crema y el Brie sin corteza y mezclamos con ayuda de un tenedor.


  • Colocamos en una manga pastelera y colocamos un montoncito en la mitad de nuestros raviolis. 

  • Hacemos lo mismo con la cebolla caramelizada. 


  • Para cerrar los raviolis, humedecemos el borde con agua, podemos mojar un pincel de silicona y pasarlo por el borde alrededor del relleno. Colocamos un ravioli "vacío" sobre el que tiene el relleno y presionamos suavemente para unir ambas capas. 

  • Para hacer la salsa, ponemos a calentar la mantequilla en una sartén pequeña. 
  • Cuando esté caliente añadimos la pimienta negra y cocinamos un par de minutos. 
  • Agregamos el caldo, la nata y la pimienta blanca y cocinamos unos 5 minutos. Reservamos caliente. 

  • Para cocer la pasta yo he utilizado una cazuela ancha y plana. Vertemos agua, sazonamos y ponemos a hervir. 
  • Cuando el agua esté hirviendo, echamos nuestros raviolis y cocemos durante 5 minutos. 
  • Servimos en un plato, regamos con la salsa y espolvoreamos con queso recién rallado. Buon profitto!

viernes, 5 de enero de 2018

Roscón de Reyes (2.0)

Muy buenas a todos!

Hoy en casa estamos emocionados porque.... ¡esta noche vienen los Reyes! Habéis sido buenos? Seguro que sí...





Hoy os traigo una receta que ya publiqué hace tiempo, un tradicional Roscón de Reyes, pero con la práctica ha ido evolucionando, aunque la receta es la misma, la práctica se nota, ¡y mucho! Así que si la primera o la segunda vez que hacéis un roscón no os queda con el aspecto deseado no os preocupéis, seguro que está de rechupete. Yo os doy unos cuantos consejillos que he ido acumulando a lo largo de los años:

  • Pesad muy bien los ingredientes, seguid los pasos, la repostería es exacta. Si nos pasamos de harina, nos quedará una masa muy seca, si nos quedamos cortos, muy pegajosa y poco manejable...
  • Usad ingredientes de calidad. Por ejemplo, yo el agua de azahar siempre de la marca Vahiné, me dio una vez por probar de marca blanca de Mercadona a lo largo del año y ni punto comparación.
  • Las frutas glaseadas comparadlas al principio de la Navidad. Es fácil que si lo dejáis para la víspera (al igual que la levadura fresca y el agua de azahar) os toque hacer una peregrinación por los supermercados (lo digo por experiencia propia...)
  • Para hacer el agujero del rosco y que os quede bien redondito y no se deforme durante el levado, colocad en medio un ramequín engrasado (o cualquier molde redondo, aro de emplatar... que pueda meterse al horno). Cuando se enfríe el roscón, le pasamos un cuchillo alrededor y lo quitamos. 
  • Para darle forma al agujero y que nos quede un rosco bien gordito, yo hago una bola con la masa y con los dedos abro un agujero en medio, coloco el ramequín en el agujero y listo. 
  • El levado siempre en un sitio sin corrientes, podéis dejar la masa principal algo más, yo este año por ejemplo la he dejado 7 horas, y el segundo levado unas 2 horas y media, no va a pasar nada con la masa. 
  • El horneado muy importante: sin ventilador, siguiendo las indicaciones de la receta. 
  • Si le vais a rellenar de nata, siempre que tenga mínimo un 35% de materia grasa, ya veréis que bien monta y que consistente queda.
  • El proceso es largo, pero el resultado merece la pena. Cuanto más recién hecho esté, mejor. Yo empiezo el día 4 sobre las 12 de la noche a hacer la primera masa, a las 7 les doy forma y sobre las 10 empiezo a hornear para repartir por la tarde y poder disfrutar de la cabalgata. Si lo queréis más recién hecho, podéis empezar el mismo día 5 por la mañana a eso de las 8, y para las 6 de la tarde podéis tenerle finalizado. 
  • Yo les relleno a gusto del consumidor: de nata, de crema pastelera (tenéis la receta aquí, lo único que no tenéis que añadirle respecto a esta receta que os enlazo es el praliné de avellanas) o sin relleno.
  • Y por último, la presentación para mí es muy importante, aunque se lo regalo a familia y amigos de confianza, siempre digo que la comida entra por los ojos. Yo compro las cajas, las coronas y las habas en "Megasilvita", funcionan genial y en 24-48 horas lo tienes en casa.
Después de estos consejillos, os dejo con mi "miniproducción" de este año.




¡Felices Reyes!







sábado, 23 de diciembre de 2017

Tarta de turrón y chocolate con leche

Hola a todos!

Mañana es Nochebuena, ¡por fin! Reconozco que a mí me encantan estas fiestas, compartir buenos momentos con la familia y los amigos es una de las cosas que más me gusta, y la Navidad es un momento ideal para ello. Además, mi pequeño es más mayor y ya disfrutará mucho más que el año pasado que tenía apenas 6 mesucos... ¡con un niño en casa la Navidad es mucho mejor! 



Así que si aún no sabés que hacer de postre para estas fechas, os propongo una tarta deliciosa, suave y muy fácil de hacer. Es una versión de mi Tarta de tres chocolates sin cuajada que sé que tanto gusta. Manos a la obra... ¡Que todavía estáis a tiempo!



Ingredientes:

  • Para la base:
    • 1 paquete de galletas tipo digestive
    • 100 gr. de mantequilla
  • Para la capa de chocolate con leche:
    • 300 gr. de chocolate con leche para postres
    • 225 ml. de nata para montar (mín. 35% M.G.)
    • 60 gr. de azúcar
    • 6 hojas de gelatina neutra
    • 150 ml. de leche entera
  • Para la capa de turrón:
    • 1 tableta de turrón de Jijona
    • 225 ml. de nata para montar (mín. 35% M.G.)
    • 60 gr. de azúcar
    • 6 hojas de gelatina neutra
    • 150 ml. de leche entera
  • Para la decoración:
    • Cacao puro en polvo sin azúcar
    • Fideos de chocolate
    • Pepitas de chocolate blanco
Elaboración:
  • En primer lugar, vamos a triturar las galletas con la picadora o el robot de cocina hasta que queden en forma de polvo muy fino. Yo utilizo la batidora de vaso y quedan estupendamente. Derretimos la mantequilla en el microondas. 
  • Mezclamos ambos ingredientes para hacer la base y la colocamos en un molde desmoldable al que habremos cubierto la base con papel de horno. Prensamos bien con la mano. 

  • Nos disponemos a elaborar la primera capa. Para ello, ponemos la gelatina a hidratar en agua fría durante 5-10 minutos. 
  • En un cazo calentamos la leche, la nata y el azúcar. 
  • Cuando esté a punto de hervir, vertemos el chocolate troceado y removemos bien hasta que esté completamente deshecho y obtengamos una mezcla homogénea.
  • Escurrimos la gelatina y la vertemos en el cazo, removemos hasta que se haya disuelto por completo y vertemos sobre la capa de galleta. Dejamos enfriar en la nevera unas 3-4 horas.

     
  • Para elaborar la capa de turrón, volvemos a hidratar la gelatina. 
  • Vertemos la nata, la leche (excepto 4 cucharadas) y el azúcar en un cazo y ponemos a calentar.
  • Mientras, troceamos el turrón, añadimos las 4 cucharadas de leche restantes y aplastamos con el tenedor hasta obtener un puré denso. 
  • Cuando la mezcla del cazo esté caliente, añadimos el turrón, mezclamos bien y colamos con ayuda de un colador grande, para deshacernos de los pedacitos de almendra (esto último es cuestión de gustos, si os gusta encontraros los pedacitos de almendra podéis saltaros este paso).


  • Calentamos un poco más de nuevo, apagamos el fuego y vertemos la gelatina escurrida. Removemos hasta que ésta se disuelva bien. Con ayuda de un tenedor, rallamos la capa de chocolate que ya estará cuajada, y con mucho cuidado vertemos la capa de turrón. Volvemos a llevar al frigorífico al menos otras 3-4 horas. Yo este tipo de tartas suelo hacerlas el día anterior, me gusta más el resultado y además así el día que vamos a comerla sólo tengo que dedicarme a decorarla. 

  • Para decorarla he utilizado fideos de chocolate y pepitas de chocolate blanco, y unas plantillas navideñas sobre las que he espolvoreado cacao en polvo puro con ayuda de un colador. ¡Que aproveche y...Feliz Navidad!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...