viernes, 1 de junio de 2018

Quesada pasiega (la auténtica)

Muy buenas a todos!

Se acerca el fin de semana, y por aquí no vamos a poder disfrutar mucho del sol y la calle por lo que dicen (que aquí nunca se sabe, no te puedes fiar de las predicciones muchas veces...). Así que yo os propongo utilizar un poco de ese tiempo libre en elaborar mi propuesta de hoy: una auténtica quesada pasiega. La pinta lo dice todo, y si ya os digo que está entre una de las Siete Maravillas Gastronómicas de España, creo que estoy cerca de convenceros de atreveros a hacerla. 



He buscado por la red infinidad de veces recetas de quesada, pero en la mayoría de las ocasiones me encuentro con quesadas hechas a base de yogur o queso fresco, pero como buena paisanuca de Cantabria, sé que la quesada auténtica se hace con leche fresca y cuajo. Lo primero me resultaba fácil de encontrar, pero lo segundo... ¡en la farmacia! lo que me costó adivinar dónde podía comprarlo. Así que no lo dudé, me fui a la farmacia a por el cuajo, y al súper a por leche fresca de la tierra y... ¡a los fogones! Me he basado en una receta de "Sweet and Sour", y en libro de recetas tradicionales de Cantabria que me regalaron por el Día de la Madre mis chicos. 



¿El resultado? Simplemente espectacular, no hay más palabras. Menos es más. 

Ingredientes:

  • 1 litro de leche fresca de vaca (En mi caso, Bien Aparecida)
  • 2 cucharadas de cuajo
  • 4 huevos de gallinas picasuelos (si no, 4 huevos M)
  • 100 gr. de mantequilla reblandecida y a temperatura ambiente.
  • 225 gr. de azúcar
  • 115 gr. de harina de trigo
  • Ralladura de medio limón
  • 1 cucharadita de canela molida (y un poco más para espolvorear)
  • Una pizca de sal
Elaboración:
  • En primer lugar, calentamos la leche a 36-38º en mi caso (os vendrá en el frasco del cuajo). Cuando alcance esa temperatura, añadimos el cuajo, removemos y dejamos reposar durante 10 minutos. 
  • Pasado el tiempo, veremos como al meter la cuchara la leche de está cuajando.

  • Volvamos la leche sobre un colador cubierto por gasa, apoyado sobre un bol o cazuela en la que escurriremos el suero sobrante. Dejamos reposar unas 3 horas a temperatura ambiente. 

  • Pasado el tiempo, precalentamos el horno a 200º, con calor arriba y abajo. Comenzamos batiendo en un bol los huevos con la mantequilla y el azúcar. 
  • En otro bol aparte, mezclamos nuestro "queso" o leche cuajada (lo del colador, el suero le podemos utilizar para hacer bizcochos, a modo buttermilk) con la canela, la pizca de sal y la ralladura de limón. Esta parte la mezclaremos con la mano.
  • Vertemos la mezcla anterior con la de los huevos y removemos con una cuchara de madera, a mí me gusta que queden pocos grumos para que la quesada salga más blandita, eso ya es cuestión de gustos. 

  • Forramos un molde para horno con papel de hornear, vertemos la mezcla y espolvoreamos un poco de canela. 

  • Horneamos durante 10 minutos a 200º y 40 minutos más a 180º, a altura media. 
  • Podéis degustarla templada o frío, el bocado va a ser igual de espectacular, os lo aseguro. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...