martes, 20 de marzo de 2018

Baklava de pistachos y chocolate negro

Hoy nos toca...

¡Desafío en la Cocina!

Qué rápido pasan los meses, cuando me he dado cuenta casi me pilla el toro, y he llegado al Desafío por unos días. No quería dejar pasar la ocasión de hacer este dulce turco que nos ha propuesto Rocío, del blog "Chismes y Cacharros".

Siempre que voy a Ferias Interculturales, o veo puestos de dulces turcos me llama la atención lo que le gustan a mucha gente, pero nunca me animo a probarlos porque a simple vista me parecen muy empalagosos. Así que he tenido la ocasión de descubrir, gracias a este Desafío, un dulce delicioso, que me ha sorprendido gratamente y a todo el que lo ha probado (si no, preguntad a mis compis del colegio que ellas ha sido mis "conejillos de indias"... ¡les ha gustado mucho!). 



El Baklava es un pastel turco a base de masa filo, una pasta de nueces trituradas como relleno y bañado en un almíbar de miel. Se cree que su origen se remonta a la antigua Mesopotamia, aunque hay quien también cree que los asirios (cerca del siglo VII a.C.) ya cocían en sus horno primitivos una masa de pan rellena de nueces bañada con miel. 

Yo no he utilizado miel en la elaboración del almíbar, ya que en casa no nos gusta demasiado, y para el relleno he aportado a las típicas nueces unos pistachos y chocolate negro rallado. ¿El resultado? Un dulce buenísimo, apto para todos los públicos, rápido y fácil de elaborar, incluso para principiantes.

Si queréis ver el resultado del Desafío de mis compañeros, pulsad aquí.



Ingredientes: 

  • Para el almíbar:
    • 150 ml. de agua
    • 200 gr. de azúcar
    • 170 gr. de chocolate negro
    • 10 gr. de zumo de limón
    • 1 cucharada de agua de Azahar
  • Para el relleno:
    • 200 gr. de pistachos tostados sin pelar
    • 100 gr. de nueces peladas
    • 150 gr. de chocolate negro 70%
  • Para el montaje:
    • 10-12 láminas de masa filo (en la cámara de masas refrigeradas del súper podéis encontrarla)
    • 100 gr. de mantequilla
    • 50 gr. de chocolate negro
  • 25 gr. más de chocolate fondant para decorar

Elaboración:
  • En pirmer lugar, vamos a realizar al almíbar con el tiempo suficiente para que se enfríe bien. Yo le hice a primera hora de la mañana y lo utilicé a primera hora de la tarde. Para ello, ponemos en un cazo a hervir el agua junto con el azúcar. Cuando llegue a ebullición lo dejamos a fuego medio 10 minutos. 
  • Una vez pasado el tiempo añadimos el zumo de limón y dejamos hervir un minutos más. Seguidamente, agregamos el agua de Azahar y dejamos hervir otro minuto. Dejamos atemperar y pasamos a un frasco de cristal. Reservamos. 

  • Para el relleno, yo he utilizado la Thermomix como picadora, pero si os gusta más encontraros los trocitos más grandes, sólo tenéis que picarlo a cuchillo, o con un picadora menos potente. Colocamos todos los ingredientes del relleno juntos y picamos. 

  • Ponemos el horno a precalentar a 180º. Para el montaje, pincelamos la base de una fuente para horno con mantequilla fundida, y colocamos la primera capa de masa filo. Hacemos lo mismo otras 9 veces más. Podemos alternar en una o dos capas el chocolate negro fundido para pincelar en lugar de la mantequilla.



  • Cuando hayamos hecho las 10 capas, estiramos el relleno, sin presionar demasiado.
  • Volvemos a repetir la operación de las capas pinceladas con mantequilla y chocolate, dejando la última sin pincelar. 
  • Cuando hayamos acabado, le hacemos cortes geométricos con un cuchillo afilado, y horneamos 20 minutos sobre la rejilla a 180º, y otros 10 a 150º, todo ello con calor arriba y abajo y sin ventilador. 

  • Sacamos del horno, y todavía bien caliente, regamos con TODO el almíbar (no os preocupéis, que lo absorbe perfectamente). 
  • Derretimos los 25 gr. de chocolate fondant y decorarmos con ayuda de una manga pastelera. 
  • Dejamos enfriar y servimos en porciones. ¡que aproveche!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...