domingo, 20 de diciembre de 2015

Macarons de dos chocolates y frambuesa (38º Desafío en la cocina)

Hola a tod@s!

Volvemos a la carga con una receta nueva, fruto de ese grupo de bloguer@s cocinillas que es Desafío en la Cocina. Pues bien, las desafiadoras en este caso eran las hermanas Camilni, os dejo enlace a su blog, que es digno de visitar: "La cocina de Camilni"

Pues bien, el desafío en cuestión le adivinamos unos cuantos miembros, pero a medida que más gente lo iba adivinando mayores eran los mensajes de temor.......la receta dulce elegida eran.....MACARONS!!!! Madre míaaaa qué mieditooo!!!! Tienen fama de estar buenísimos, delicados, suaves, espectaculares, pero de ser muy complicados de hacer, así que no quedaba otra que afrontar el reto como lo que es: un reto que superar con alegría, tesón y mucho, mucho compañerismo (esto último no ha faltado en ningún momento, da gusto!). Os dejo el enlace a las demás recetas de Macarons de mis compañer@s:



Cuando yo me enfrento a cosas que me resultan difíciles o complicadas siempre recurro a consultar a Su, de Webos Fritos, y la verdad es que como ella misma dice en la cabecera de su blog: "Las recetas que siempre salen", y yo tengo que decir, que las que he hecho, siempre han salido, así que a visitar Webos Fritos jejeje. 

Así que en esta ocasión no va a ser menos, y la receta para los macarons la he sacado de su web, os dejo el enlace. El relleno ya ha sido un poco más personal, una idea de Su, de triturar canutillos en el relleno (en mi caso, en vez de chocolate con leche, de chocolate blanco), acompañado de una crema de frambuesa, que tenía yo muchas ganas de combinar con chocolate, me parece una mezcla sensacional frambuesa con chocolate, así que allá que me puse manos a la obra. 



Tengo que deciros que antes de ponerme manos a la obra, he leído un montón sobre macarons, pero los consejos mejor explicados me han parecido los de la citada web, os dejo enlaces sobre:



Buenoooooo, y...¿El resultado? Genial, fantástico, espectacular, suaves, delicados, deliciosos... Aunque fue una lástima que sólo pudiera aprovechar una bandeja, ya que la primera hornada (que eran más grandes) se agrietaron....

Ingredientes:
  • Para la base de los macarons:
    • 70 gr. de almendra en polvo
    • 144 gr. de azúcar glas
    • 16 gr. de cacao puro en polvo Valor
    • 77 gr. de claras de huevo (las mías eran dos claras de huevos "L")
    • 32 gr. de azúcar
  • Para el relleno de chocolate blanco:
    • 40 gr. de chocolate blanco
    • 2 canutillos de galleta (de esos redondos que se ponen en los helados)
  • Para la crema de frambuesas:
    • 25 gr. de mantequilla
    • 1 yema y media y media clara de huevo
    • 50 gr de azúcar
    • 2 cucharadas de frmabuesa en pasta
    • una pizca de colorante rojo en gel
Elaboración:
  • En primer lugar, yo comencé a hacer los macarons a las 5 de la tarde aproximadamente, y saqué las claras de huevo de la nevera sobre las 10 de la mañana, las puse en una taza y las dejé en una esquina del mostrador, para que se atemperaran bien. Preparamos la plantilla (en la web de Webos Fritos tenéis una en versión imprimible) y el papel de hornear. Cuando tenamos esto listo, comenzamos por triturar con el robot de cocina la almendra junto con el azúcar y el cacao, a velocidad máxima, hasta que obtengamos un polvo muy fino. 

  • Repartimos sobre un papel de hornear y metemos al horno precalentado a 150º con calor arriba y abajo, durante 5 minutos. Pasado el tiempo, dejamos enfriar. 
  • Una vez frío, tamizamos con un tamiz o colador fino (esto es bastante tedioso y hay rato en los que cuesta un poco, pero es fundamental). Reservamos. 
  • Ahora es el momento de montar las claras a punto de nieve. Las colocamos en un bol amplio y bien limpio, y comenzamos batiendo con la batidora eléctrica de varillas a velocidad baja durante 2 minutos, para que no se formen burbujas muy grandes. Pasados los 2 minutos, subimos a máxima potencia hasta que queden muy firmes (yo estuve casi 15 minutos). Casi al final del proceso, añadimos los 32 gr. de azúcar. 
  • Para realizar el macaronage, volcamos la mezcla de almendra, cacao y azúcar glass sobre las claras montadas a punto de nieve. Mezclamos con cuidado con una espátula de silicona, con movimientos circulares envolvente, metiendo de vez en cuando la espátula hasta el fondo del bol. Tenemos que tener cuidados de no pasarnos de rapidez, tiempo o fuerza, porque si no se nos quedará muy líquido. Tiene que tener aspecto de masa, lisa y brillante, pero nunca líquida. 
  • Ahora es el momento de pasar la mezcla a la manga pastelera con cuidado, y hacemos montoncitos con la manga en posición vertical, siguiendo los círculos de la plantilla. Cuando tengamos todos hechos, damos un par de golpes secos con la bandeja sobre la encimera para que asiente la masa, y dejamos secar. En mi caso estuvieron un par de horas, pero depende de la humedad que haya en el ambiente, ya que yo aproveché un día de viento sur y que tuve el horno encendido casi toda la tarde, con lo que en la cocina hacía calorcito y apenas había humedad. Sabremos que podemos hornearlos cuando los toquemos con el dedo y los notemos secos y no se quede la marca. 
  • Es el momento de hornear, el de mayor miedo jejeje. Precalentamos el horno a 130º en mi caso, eso depende del calor de vuestro horno y como reparta la temperatura. Por ejemplo, Su de Webos fritos le pone a 150º. Calor arriba y abajo, sin ventilador. Introducimos la bandeja en la parte media del horno, 13 minutos en mi caso (minuto arriba, minuto abajo, dependiendo del horno), cruzamos los dedos, y si no se nos rompen... ¡voilá!
  • Dejamos enfriar, depegamos con cuidado del papel y dejamos secar, en mi caso estuvieron un día. 
  • Para hacer la pasta de frambuesa, es tan sencillo como poner todos los ingredientes en una cazuela, menos el colorante, y cocer unos 10 minutos a fuego bajo-medio (yo al 4-5 de 9), hasta que veamos que va cogiendo cuerpo y va espesando. Retiramos del fuego, añadimos el colorante y mezclamos. 

  • Para enfriarla, la colocamos en un plato tapado con film transparente (pegado a la pasta para que no se seque) y llevamos a la nevera. Yo la hice el mismo día que los macarons, así al día siguiente ya lo tenía listo.
  • Para realizar el relleno de chocolate blanco, fundí el chocolate en el microondas y luego le añadí los barquillos triturados con el mortero. 

  • Montamos nuestros macarons. Para ello, con una manga pastelera de boquilla fina, en primer lugar coloqué el relleno de chocolate blanco en el centro, y seguido, lo rodeé con la crema de frambuesa. Tapamos con otro macaron y.....

  • ¡A disfrutar de alta pastelería fina en casa!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...