miércoles, 14 de octubre de 2015

Bizcocho de mandarina

Buenos días!

El Otoño ha llegado de pleno y con él, todos esos frutos tan típicos de la estación. En esta época, podemos ir al súper y encontrar granadas, uvas, frutos secos, mandarinas... A mí personalmente me encantan las mandarinas, sobre todo si tienen un toque ácido!

Ayer me disponía a hacer un bizcocho para desayunar esta semana, algo sencillo, el típico bizcocho de yogur. Pero de repente vi un par de mandarinas en el frutero y pensé que tenía que estar buenísimo con esas dos mandarinas y unas pepitas de chocolate. La verdad es que... ¡tenía mucha razón! Salió un bizcocho suave, esponjoso y con un aroma a mandarinas buenísimo, que junto con las pepitas de chocolate.... ¡ummmmmm q bueno estaba esta mañana bien empapadito en la leche!



Así que ya sabéis, si tenéis intención de hacer un bizcocho dentro de poco, os recomiendo probar esta versión otoñal:

Ingredientes:

  • 1 yogur de stracciatella (yo no suelo tener yogur natural en casa, así que cuando hago un bizcocho le echo el que mejor me parece que puede combinar con los demás ingredientes)
  • Zumo de 2 mandarinas
  • Ralladura de 2 mandarinas
  • 3 medidas y media del vaso de yogur de harina
  • 2 medidas de azúcar
  • 1 medida de aceite de oliva SUAVE (que si usamos un virgen extra intenso sabe demasiado a aceite)
  • 1 sobre de levadura química
  • 1 medida de pepitas de chocolate (las podéis encontrar en Mercadona muy bien de precio, y el paquete da bastante de sí)
  • 3 huevos
  • Azúcar glass para espolvorear
Elaboración:
  • En primer lugar, batimos en un bol amplio los huevos con el azúcar hasta que espumen bien y casi doblen su volumen. Yo lo hago con una batidora de varillas, si no tenéis también podéis hacerlo con una varilla manual. Podemos ir poniendo el horno a calentar a 180º con calor arriba y abajo y ventilador.
  • Seguidamente, añadimos el yogur y el aceite. Seguimos batiendo hasta que esté bien integrado.
     
  • En terder lugar, rallamos las mandarinas y exprimimos el zumo. Añadimos a la mezcla y mezclamos con la batidora de varillas (si no tenéis, seguimos con la varilla manual).
  • Tamizamos la harina con la levadura y mezclamos con una espátula de silicona hasta que no queden grumos y la mezcla esté bien uniforme.
  • Añadimos las pepitas de chocolate. Yo lo que hago para que no se me hundan hasta el fondo de la masa, es meterlas al congelador 30 minutos antes de echarlas. Integramos con la espátula de silicona.
  • Engrasamos el molde desmoldable con mantequilla y espolvoreamos con harina.
     
  • Vertemos la masa, y horneamos sobre la rejilla a altura media unos 35 minutos. Ya sabéis, no abráis la puerta del horno antes de 30 minutos porque es probable que se os baje, y cuando salga el cuchillo limpio, es que ya está terminado (en mi horno han sido 35 minutos, este tiempo es aproximado, ya que cada horno es diferente)
  • Pasado el tiempo de horneado, dejamos templar, desmoldamos, espolvoreamos con azúcar glass y... ¡listo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...