miércoles, 20 de enero de 2016

Pasta Fresca a la pimienta rellena de queso y nueces (39º Desafío en la cocina)

Buenos días a tod@s!

Como en meses anteriores, cada día 20 a las 10 de la mañana toca publicar un nuevo Desafío en la Cocina. En esta ocasión, le tocaba desafiar a Rocío, del blog "Chismes y cacharros".  El desafío del mes de Enero tenía que ser salado, y la propuesta de Rocío, a mi personalmente me encantó: Pasta Fresca! Una muy buena ocasión para desempolvar la máquina de pasta de las Navidades pasadas, que hacía mucho que no la sacaba. 

Podéis ver el resto de recetas en el siguiente enlace: 39º Desafío en la Cocina: pasta fresca. 



En esta ocasión, me he decantado por una pasta fresca a la pimienta negra, que he sacado del libro "La cocina fácil de Lorraine Pascale" que me regalaron pormi cumple. En vez de hacer tallarines como propone la autora, yo he elaborado unos ravioli rellenos de queso y nueces con una salsa de tomate casera, y la verdad... ¡es que están de vicio! 



Os animo a que probéis a realizar pasta fresca en casa, no es difícil y está buenísima. Si no tenéis máquina de pasta no pasa nada, basta con enharinar bien la encimera y estirar bien la pasta con un rodillo... y un poco de brazo jejeje. 

Vamos con la receta:

Ingredientes:

  • Para la pasta fresca a la pimienta (3 raciones):
    • 300 gr. de harina de trigo
    •  huevos
    • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen
    • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • Para el relleno de la pasta:
    • 80 gr. de queso brie
    • 80 gr. de queso azul suave
    • 50 gr. de nueces pelada y picadas
  • Para la salsa de tomate:
    • 1/2 pimiento rojo
    • 1/2 pimiento verde
    • 1/2 cebolla
    • 1 zanahoria
    • 800 gr. de tomate triturado
    • Especias al gusto: albahaca, orégano y ajo molido, en mi caso
    • 1 cucharadita de sal
    • 1 cucharadita de azúcar moreno
    • Aceite de oliva virgen
Elaboración:
  • Empezaremos elaborando la salsa de tomate. Estas cantidades dan para unas 4 raciones aproximadamente, yo lo que hago es hacer bien de cantidad y lo congelo, así siempre lo tengo disponible para cuando lo necesito. En primer lugar, cortamos los pimientos y la cebolla en trozos grandes y la zanahoria en rodajas, y lo sofreímos con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Dejamos cocinar a fuego medio unos 10 minutos, hasta que la verdura esté un poco blandita. 
  • Entonces añadimos el tomate triturado, la cucharadita de sal y la de azúcar y las especias. Dejamos cocinar a fuego bajo-medio (yo al 4 de 9) durante unos 40 minutos con la cazuela semitapada. 
  • Ahora tenemos dos opciones: o pasarlo por la batidora o por el pasapuré (por el chino), esto ya es cuestión de gustos, yo en mi caso lo bato con la batidora. Dividimos en tupper, y listo para utilizar en cualquier ocasión. 
  • Para elaborar la pasta fresca, ponemos todos los ingredientes en el robot de cocina y amasar hasta que la mezcla esté más o menos como vemos en la imagen. 


  • Volcamos sobre la encimera y seguimos amasando durante unos minutos, hasta obtener una masa rígida, homogénea y suave al tacto. 
  • Envolvemos en film transparente y dejamos reposar a temperatura ambiente unos 30 minutos. 
  • Pasado el tiempo, cogemos un cuarto de la masa aproximadamente, estiramos sobre la superficie enharinada un poco con la mano. 
  • Lo introducimos en la máquina utilizando la configuración de mayor anchura. Formar un rectángulo doblando la lámina resultante y volver a pasar por la máquina. A partir de aquí, seguiremos pasando nuestra lámina por la máquina utilizando una configuración de grosor cada vez menos, hasta llegar al más fino.No hace falta seguir doblando la masa, solamente la primera vez.
  • Cuando la tenemos lo suficientemente fina, enharinamos la encimera y cortamos con el cortapastas para raviolis nuestra pasta, colocándola sobre un trapo de cocina seco. 
  • Ahora pasamos a colocar el relleno sobre la mitad de nuestros "cuadraditos" de ravioli. Colocamos un trozo queso brie, otro más pequeñito de queso azul, y unos trozos de nuez. 
  • Para cerra los raviolis, humedecemos los bordes del cuadrado sobre el que hemos colocado el relleno, y lo tapamos con otro cuadrado, presionando los bordes con los dedos para que sellen bien. Podéis dejarlos secando una hora para que no se peguen, yo en mi caso no les dejé secar y no se me pegaron. 
  • Ponemos a hervir una cazuela grande y plana con agua, sal y un chorrito de aceite de oliva, y cuando rompa a hervir vertemos los ravioli con cuidado, y dejamos cocer durante 4-5 minutos. En mi caso, como veis casi se salían, y lo que hice fue semitapar la cazuela para que se cocieran todos unifromemente.
  • Sólamente nos queda escurrir los ravioli (yo los saqué con una espumadera directamente al plato, bien escurridos) y llevar al plato, rociándolos con una buena cantidad de salsa de tomate caliente y... ¡a chuparse los dedos como en el mejor restaurante italiano!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...