lunes, 20 de marzo de 2017

Drip Cake (51º Desafío en la Cocina)

Ya es día 20 de nuevo!

Cómo pasan los meses de rápido! Si hace dos días estábamos publicando los cócteles y licores del Desafío en la Cocina y ya nos toca publicar el siguiente dulce, que viene de la mano de las hermanas de "La Cocina de Camilni": Un Drip Cake. O lo que es lo mismo, una tarta o pastel "chorreando", pero no al azar, sino con una técnica concreta para que no se embadurne todo el pastel. Además, se decora con todo aquello que tengamos "a mano": frutas, sprinkles, gominolas, chocolates.... El resultado es un pastel muy muy vistoso, que podemos hacer del sabor que se nos ocurra.



El mío ha resultado ser, después de muchas visitas por la Red, y muchas vueltas, de chocolate blanco y limón. Me apetecía hacer una tarta fácil de comer, nada empalagosa, pese a lo que puede parecer en la foto, ya que la crema amarilla es de harina (que no sabe nada a harina, y nada dulce), y el "chorreo" no es más que chocolate blanco y nata. El resultado? Una deliciosa tarta que hizo las delicias de los comensales que la pudieron disfrutar.




Vamos con la receta, que a más de un@ se le estará haciendo la boca agua seguro...



Ingredientes:
  • Para los tres bizcochos de chocolate blanco:
    • 115 gr. de chocolate blanco para postres
    • 118 ml. de agua 
    • 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 450 gr. de azúcar
    • 275 gr. de harina
    • 8 gr. de levadura química
    • 4 huevos
    • 1 cucharadita de bicarbonato
    • 240 ml. de buttermilk (240 ml. de leche + 2 cucharadas de vinagre de vino blanco)
  • Para la crema de limón y mascarpone:
    • 1 tarrina de queso mascarpone (250 gr.)
    • 1 y 1/4 de medida de la tarrina de mascarpone de nata para montar
    • 1/4 de tarrina de azúcar
    • 1/4 de tarrina de zumo de limón
    • 2 cucharaditas de ralladura de limón
  • Para la crema de harina:
    • 4 cucharadas rasas de harina
    • 220 ml. de leche
    • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 150 gr. de azúcar glass
    • Colorante amarillo
  • Para la ganache:
    • 180 gr. de chocolate blanco
    • 60 gr. de nata
    • Colorante violeta
  • Para la decoración:
    • Spinkles de gominolas
    • Lacasitos
    • Rosas de obleas
    • Perlas plateadas comestibles
    • Sprinkles de corazones
Elaboración:
  • En primer lugar, vamos a realizar los tres bizcochos. Para ello,calentamos el agua en un cazo, añadimos el chocolate troceado, apartamos del fuego y removemos con una varilla hasta que se disuelva. Reservamos.
  • Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso. 
  • Separamos las claras y las yemas, y añadimos éstas últimas una a una. 
  • Añadimos la mezcla de chocolate y agua.
  • Agregamos la mitad del buttermilk y a mitad de la harina mezclada con la levadura y el bicarbonato y tamizada. Mezclamos. 
  • Añadimos el resto del buttermilk y de la mezcla de harina, levadura y bicarbonato. 
  • Montamos las claras a punto de nieve y mezclamos con movimientos envolventes. 

  • Echamos 1/3 de la mezcla en el molde elegido, previamente engrasado con mantequilla y enharinado, y horneamos a 160º durante 45 minutos con calor arriba y abajo sin ventilador. Repetimos dos veces más para hornear los tres bizchcos y los reservamos. 


  • En segundo lugar, mientras se hornean los bizcochos, vamos a hacer el relleno. Para ello, montamos 3/4 partes de la nata. Mezclamos en un bol la nata sin montar, el mascarpone, el azúcar y la ralladura de limón. 
  • Por último añadimos la nata montada y el zumo de limón, mezclamos con movimientos envolventes con ayuda de una espátula. Tapamos con film transparente y reservamos en la nevera.
  • Para la crema de harina, vamos a templar la leche, y cuando esté tibia, desliamos la harina con una varilla. Mantenemos a fuego medio removiendo hasta obtener una bechamel espesa. Dejamos enfriar del todo. Una vez fría, vamos a batir el azúcar con la mantequilla hasta que esté cremosa como hemos hecho en el bizcocho. Una vez cremosa, añadimos la bechamel y batimos un minuto más para que se integre. Añadimos el colorante, batimos un poco más y reservamos a temperatura ambiente. Siento no tener fotos de todo el proceso, pero con tanta elaboración se me debió pasar....


  • Vamos a montar la tarta. Para ello, como siempre, cubrimos nuestro plato de presentación con papel de aluminio que luego quitaremos para que no se manche. Alternamos capas de bizcocho y relleno, terminando con una de bizcocho. 


  • Con mucha paciencia y una espátula, cubrimos toda la superficie de nuestra tarta con la crema de harina, intentando dejar un acabado lo más liso posible. 
  • Colocamos los sprinkles de corazón y metemos a la nevera unas dos horas para que se enfríe completamente, para que al verter la ganache caliente no se nos deshaga la cobertura.
  • Para la ganache, hervimos la nata en un cazo. Cuando hierva, agregamos el chocolate troceado y removemos hasta que éste se deshaga completamente.
  • Añadimos nuestro colorante y mezclamos.  
  •  Con mucho cuidado vamos vertiendo sobre nuestra tarta con una cuchara sopera, empezando por todo el borde y terminando por el centro, como veis en las fotos.

  • Ahora nos queda lo divertido: dejar volar nuestra imaginación y decorarla!


  • ¡Que aproveche! Y a triunfar con este Drip Cake tan vistoso y original!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...