miércoles, 15 de junio de 2016

Tarta Selva Negra

Buenos días a todos!

Hoy es un día especial.....¿por qué?....

Porque hoy es..... ¡mi cumple! 



Y me encantaaaa! Me encanta que llegue mi cumple, sigo disfrutando de su celebración casi casi como cuando era una niña, no me importa cumplir años, estoy feliz y encantada de tener la edad que tengo (31 velas soplo hoy...) y la vida que tengo, rodeada de gente maravillosa, familia, amigos, pareja... que hacen que cada año que pasa sea digno de celebrar a su lado. Y este cumple es más especial que nunca, porque está a puntito de llegar el que probablemente será la luz de mi vida, mi pequeño Neco, que ya está cerquita, apenas tres semanucas para verte la carita y hacernos los papis más felices del mundo.



Así que por todo este rollo que acabo de soltar, hoy toca receta dulce, una tarta con la que he celebrado el otro día el cumple con mis amigos: Tarta Selva Negra, un clásico de esos de toooooda la vida que nunca había hecho, un poco laboriosa pero fácil de hacer y súper resultona.... ¿a quién no le gusta una buena tarta de nata y chocolate? Y ya si la aderezamos con unas cerezas confitadas que están muy de temporada... para que decir más! 



Alguna virutilla de chocolate quedó por el plato, nada más y nada menos! jejeje. Vamos con la recetilla:

Ingredientes (para un molde de 26 cm de diámetro):

  • Para el bizcocho de chocolate:
    • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 375 ml. de leche
    • 225 gr. de azúcar
    • 20 ml. de vinagre de vino blanco
    • 3 huevos L
    • 150 gr. de chocolate para postres Nestlé
    • 20 gr. de cacao puro en polvo Valor
    • 450 gr. de harina
    • 1 cucharadita de bicarbonato
    • 2 sobres dobles de gasificante (es decir, 2 blancos y 2 morados)
  • Para el almíbar:
    • 50 ml. de agua
    • 50 ml. de ron
    • 100 gr. de azúcar
  • Para el relleno:
    • 750 ml. de nata para montar 35% M.G.
    • 150 gr. de azúcar
    • 150 gr. de mermelada de fresa casera (receta aquí)
  • Para las cerezas confitadas:
    • 300 gr. de cerezas maduras
    • 75 gr. de azúcar
    • El zumo de medio limón
  • Para la decoración:
    • Virutas de chocolate
    • Cerezas
    • Perlas de azúcar plateadas
Elaboración:
  • En primer lugar, vamos a poner a confitar las cerezas. Para ello las deshuesamos, las partimos por la mitad y las ponemos a cocer en un cazo junto con el azúcar y el zumo de limón unos 10 minutos a fuego medio-bajo (en cuanto empieza a hervir, yo lo bajo al 5). Pasado el tiempo, retiramos del fuego y reservamos. 

  • Preparamos el almíbar. Para ello, vertemos en un cazo el agua, el ron y el azúcar y cocemos a fuego fuerte (yo al 7 de 9) durante 5 minutos. Retiramos del fuego y reservamos. 


  • Para hacer el bizcocho, ponemos a precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. En primer lugar, mezclamos la leche con el vinagre, removemos y dejamos reposar 15 minutos.
     
  • En la batidora de varillas batimos el azúcar con la mantequilla hasta que aumente de volumen y esté cremosa. 
  • Derretimos el chocolate en el microondas con golpes de calor de 30-40 segundos para que no se nos queme. 
  • Volvemos a la mezcla de azúcar y mantequilla, y agregamos los huevos uno a uno, sin dejar de batir. Agregaremos el siguiente huevo cunado el anterior esté bien mezclado. 
  • Seguidamente, añadimos el chocolate derretido y mezclamos despacio hasta que esté bien integrado. 
  • Poco a poco, vamos añadiendo la harina tamizada con el cacao, el bicarbonato y el gasificante, y mezclamos con una espátula de silicona con movimientos envolventes. 

  • Por último, añadimos la leche con el vinagre y mezclamos hasta obtener un masa homogénea.
     
  • Engrasamos el molde desmoldable y espolvoreamos con cacao puro (en vez de con harina, para que no se note demasiado la harina en el borde del bizcocho al desmoldar)
  • Vertemos la masa y horneamos unos 50 minutos a altura media, o hasta que pinchemos con un cuchillo y éste salga limpio. Dejamos enfriar antes de desmoldar. 

  • Montamos la nata (que estará muy fría) con el azúcar. Reservamos en la nevera.
     
  • Vamos con el montaje: Cortamos el bizcocho en tres láminas iguales con mucho cuidado. Ponemos la primera capa en el plato en el que vayamos a servir la tarta (previamente los bordes forrados con papel de aluminio, para que no se nos manche). 
  • Untamos con almíbar, ayudándonos de un pincel de silicona. 
  • Untamos con mermelada de fresa (un poco, para darle jugosidad y un poco de sabor)
  • Colocamos unas cuantas cerezas (la mitad) confitadas por toda la superficie. 
  • Cubrimos con nata montada (1 cm. más o menos).
  • Repetimos el mismo proceso con la segunda capa de bizcocho. 
  • Colocamos la tercera capa de bizcocho y pincelamos con almíbar solamente. 
  • Cubrimos con nata montada, y la que nos reste la utilizamos para cubrir los laterales. 
  • Para finalizar, yo he decorado el borde con virutas de chocolate, unos churritos de un poco de nata que me sobró, unas cerezas y unas perlas plateadas. Ahora solo queda soplar las velas y... ¡disfrutar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...