sábado, 23 de enero de 2016

Tarta de zanahoria

Hola a tod@s!

Después de dos recetas saladas, ya tocaba algo dulce, no? Y si tiene una pinta tan apetecible como esta tarta de zanahoria que os propongo hoy, creo que no vais a tardar mucho en salir al súper a comprar lo que necesitáis para poneros manos a la obra, jejeje. 



Últimamente se están poniendo muy de moda los cafés en los que sirven variedad de infusiones y cafés acompañados de un buen pedazo de tarta, entre las que destacan la Tarta Guinness y la de Zanahoria, que es la que hoy os propongo. 

Para tod@s aquell@s que sois reacios a la tarta o el bizcocho de zanahoria porque ésta no os gusta, os confirmo que no sabe para nada a ella. De hecho, yo hice esta tarta para el cumpleaños de mi abuela, e hice la prueba con mi madre y mi abuela, que eran contrarias a comerse un bizcocho o similar hecho con zanahorias. Pues bien, en el momento de probar la tarta... ¡no notaron ni pizca del sabor a zanahoria!, de hecho, se quedaron sorprendidas cuando les dije que llevaba un cuarto de kilo de zanahorias jejeje. 



El resultado es espectacular, con ese toque que le dan las nueces, que en casa nos encantan, y la cremosidad y suavidad de la crema de queso, hacen de esta tarta una de las más suaves y más ricas que hemos probado. ¡Un auténtico éxito, vamos! Mirad qué corte tiene:



Podéis utilizar la receta del bizcocho para hacer uno delicioso para desayunar unos días ;). 

Ingredientes:

  • Para el bizcocho:
    • 125 gr. de almendra molida
    • 4 huevos
    • 100 gr. de azúcar moreno
    • 100 gr. de azúcar blanco
    • 260 gr. de zanahorias
    • 60 gr. de harina de maíz (Maizena)
    • 80 gr. de harina de trigo
    • Una pizca de sal
    • 1 sobre de levadura química
    • 60 gr. de nueces peladas y picadas
  • Para la crema de queso:
    • 300 ml. de nata para montar, mínimo 35% M.G.
    • 200 gr. de queso crema, tipo Philadephia
    • 200 gr. de queso Mascapone
    • 100 gr. de azúcar glass
  • Para el almíbar:
    • 50 gr. de agua
    • 50 gr. de azúcar
  • Para decorar:
    • Almendra laminada
    • 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 50 gr. de azúcar glass
    • Colorante naranja
Elaboración:
  • Vamos a empezar con el bizcocho: En primer lugar, ponemos el horno a calentar arriba y abajo sin ventilador a 180º. Pelamos y lavamos las zanahorias y las rallamos o trituramos con el robot de cocina. 
  • Batimos los huevos con los azúcares con la varilla unos minutos. 
  • Añadimos las zanahorias y mezclamos con ayuda de una espátula de silicona. 
  • Ahora, añadimos la almendra molida, la pizca de sal y las harinas tamizadas con la levadura. Mezclamos con la misma espátula con movimientos envolventes hasta obtener una mezcla uniforme. 
  • Añadimos las nueces y mezclamos suavemente. 
  • Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y espolvoreamos con harina en el caso de utilizar uno que no sea de silicona. Si este es vuestro caso, como el mío, con enharinarlo tenemos suficiente. 
  • Vertemos la mezcla y horneamos unos 35-40 minutos a altura media, hasta que le pinchemos y el cuchillo salga limpio. Recordamos no abrir la puerta del horno hasta que no hayan pasado 30 minutos, para que no se nos baje.
  • Dejamos enfriar. 
  • Para hacer la crema de queso, mezclamos en un bol los quesos con el azúcar, hasta obtener una mezcla fina , uniforme y sin grumos. 
  • En un bol aparte, montamos la nata con las varillas eléctricas, que la tendremos bien fría en la nevera, hasta que haga picos fuertes. 
  • Añadimos a la mezcla de quesos y azúcar y mezclamos con una espátula de silicona, con movimientos envolventes y suaves para que no se nos baje la nata, hasta obtener una crema homogénea. Tapamos con film transparente y reservamos en la nevera. 
  • Para hacer el almíbar, no tenemos más que poner en un cazo el agua con el azúcar a fuego vivo, y cocinar durante 5 minutos sin parar de remover. Reservamos y dejamos enfriar. 

  • En una sartén sin aceite, vertemos las almendras laminadas y tostamos con mucho cuidado y removiendo, ya que se queman con facilidad. Una vez alcanzado el punto de tostado que queremos, apartamos del fuego y reservamos. 

  • Por último, vamos a hacer el buttercream para adornar nuestra tarta. Para ello, ponemos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glass. Montamos con la varilla eléctrica, los dos primeros minutos a velocidad baja, y otros 5 a velocidad fuerte. 
  • Añadimos el colorante y montamos un par de minutos más hasta que esté repartido uniformemente. Reservamos. 
  • Ahora, vamos a por el montaje de la tarta. En primer lugar, cortamos el bizcocho en tres capas iguales. Yo utilizo la de abajo y la del medio del bizcocho, la tapa de arriba la utilizo para hacer minipastelitos de zanahoria o para comérnoslo para desayunar jijiji.
  • Forramos el plato en el que lo vamos a servir con papel de aluminio como veis en la imagen. 
  • Colocamos la primera capa de bizcocho, pintamos con la mitad del almíbar con la ayuda de un pincel de silicona, bien empapado para que quede bien jugoso, y extendemos una buena cantidad de la crema de queso. 
  • Hacemos lo mismo con la segunda capa, y con ayuda de una espátula de silicona, cubrimos los lados de nuestra tarta con la crema de queso restante. 
  • Con mucha paciencia, colocamos las almendras laminadas tostadas alrededor de nuestra tarta, "pegándolas" a la crema de queso. 

  • Retiramos el papel de aluminio. 
  • Con ayuda de una manga pastelera de boquilla rizada, decoramos los bordes con el buttercream, y.... ¡listo para sorprender...y repetir!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...