jueves, 26 de noviembre de 2015

Panettone de naranja y chocolate

Buenas noches!!

Para continuar con el recetario navideño, hoy he elegido compartir con vosotr@s una receta dulce, que en los últimos años ha ido cogiendo fama y protagonismo en la Navidad española, aunque es de origen italiano: El Panettone. 


Os dejo un poco de información sobre la historia de este bollo navideño extraída de Wikipedia: 
"Hay muchas leyendas sobre el origen del panettone. Según la primera de éstas, la historia de este postre nació hace más de cinco siglos, alrededor de 1490, cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el «pan de Toni», quien así se llamaba el ayudante, y de ahí viene el nombre de panettone.
Según otra leyenda, probablemente más conocida, el panettone nació en la corte de Ludovico El Moro, señor de Milán desde 1494 a 1500, en la Nochebuena. Se cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. El postre iba a ser la natural conclusión de tan lujoso banquete, sin embargo, al momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que se había quemado. Hubo un momento de terror en la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos, llamado Antonio, había pensado utilizar las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa. Dada la situación, el joven Antonio propuso al cocinero servir su pan como postre. Era un pan dulce muy bien subido, lleno de fruta confitada y mantequilla que fue llevado inmediatamente al Duque. El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero le presentó al Duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo «Pane de toni», que con los siglos se convertiría en panettone."


Después de este pequeño trocito de historia, os contaré que se podemos rellenarlo de aquello que más nos guste: pepitas de chocolate, pasas y naranja confitada, frutas confitadas o, como es mi caso, pepitas de chocolate y naranja confitada. 
La receta que os propongo es de 10, la hice por primera vez el año pasado y fue todo un éxito, y este año ese éxito se ha vuelto a repetir. La he extraído del blog de "María Lunarillos". A mi con estas cantidades me han salido 3 Panettone de tamaño mediano, así que he tenido para desayunar, merendar, repatir y volver a desayunar, merendar... jejeje. 
Los moldes los compré por Internet en la página de "Megasilvita" y son bastante baratos, yo lo que hago es pedir varias cosas para aprovechar los gastos de envío, y en 24-48 horas lo tenéis en casa. 

Ingredientes:
  • Prefermento:
    • 110 gr. de leche entera
    • 110 gr. de harina de fuerza
    • 6 gr. de levadura fresca
  • Primera Masa:
    • 4 huevos 
    • 2 yemas
    • El prefermento
    • 550 gr. de Harina de fuerza
    • 130 gr. de azúcar
    • 140 gr, de mantequilla reblandecida
    • 2 cucharadas de ron
  • Segunda Masa:
    • La primera masa
    • 270 gr. de harina de Fuerza
    • 3 huevos y 3 yemas
    • 140 gr. de mantequilla reblandecida
    • 75 gr. de azúcar
    • 1 pizca de sal
    • 10 gr. de miel
    • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
    • 150 gr. de naranja confitada en trocitos
    • 150 gr. de pepitas de chocolate (estos dos últimos son orientativos, depende de la cantidad de tropiezos que queráis ponerlos)

Elaboración:
  • En primer lugar, vamos a elaborar el prefermento, que comenzaremos la noche anterior. Para ello, mezclamos los ingredientes en un bol, lo tapamos y lo dejamos fermentar durante toda la noche a temperatura ambiente (mejor en un sitio que no haya corrientes).

  • Por la mañana, vamos a elaborar la Primera Masa. Comenzamos batiendo los huevos, las yemas, ron y el azúcar en un bol amplio. 
  • Añadimos el prefermento y la harina y amasamos (mejor si disponemos de un robot amasador, o batidora de varillas con ganchos para amasar. Si no, nos ayudamos de una espátula de madera y seguidamente, con la mano).

  • Cuando tengamos la masa casi cohesionada, añadimos la mantequilla trozo a trozo. Es decir, cada vez que añadamos un trozo de mantequilla vamos a amasar hasta que esté bien integrada. Es entonces cuando añadiremos el siguiente trozo y volveremos a integrar, repitiendo el proceso hasta acabar con toda la mantequilla. Amasamos esta masa un rato hasta que esté lisa y elástica. 

  • La colocamos en un bol amplio, enaceitado, y la dejamos reposar tapadas hasta que doble su volumen en un sitio templado y sin corrientes. Yo suelo calentar el horno al mínimo (el mío son 40º) y la dejo reposar dentro de él (durante el tiempo de reposo el horno le apagaremos, jejeje). Suele tardar 2-3 horas. 

  • Una vez fermentada la masa, vamos a continuar con la segunda y útima masa. Para ello, comenzamos batiendo los huevos y las yemas con la miel, la vainilla y el azúcar. 

  • Añadimos la harina y mezclamos bien, hasta obtener una masa un tanto fea como la que veis más abajo:
  • Agregamos la primera masa y amasamos (más fácil con robot, si no... a mano...). Vamos añadiendo la mantequilla trozo a trozo, siguiendo las indicaciones de la primera masa. 
  • Nos va a llevar un ratín amasarla, pero si os digo la verdad yo le estoy cogiendo el gustillo a esto de finalizar las masas amasando a mano, me resulta bastante agradable. Bueno, lo dicho, amasamos hasta obtener una masa lisa y elástica. 
  • Para obtener esa textura taaaan esponjosa del Panettone, nuestra masa tendrá que pasar la "prueba de la membrana". Es decir, que al ponerla entre los dedos tenga elasticidad suficiente, y antes de romperse se forme una membrana como la que veis en la segunda foto:

  • Una vez amasada, la dividimos en tantas porciones como Panettones queramos hacer. En mi caso fueron 3 de tamaño mediano. Estiramos cada porción de masa sobre la encimera enharinada y espolvoreamos el relleno. 
  • Enrollamos nuestra masa con relleno. 
  • Colocamos en el molde, doblándola las esquinas hacia abajo, y colocando los dobleces mirando hacia abajo en nuestro molde, de tal forma que se vea la parte lisa y bonita hacia arriba. 
  • Una vez hayamos colocado las masas en los moldes, tapamos cada uno de ellos con una bolsa de plástico. Yo en mi caso, utilicé bolsas tipo Zip para congelar de Ikea, que me vinieron de maravilla. Dejamos fermentar en el interior del horno como hemos hecho con la primera masa. En mi caso tardó unas 4-5 horas. 
  • Precalentamos el horno con calor arriba y abajo (yo también le puse ventilador) a 180º. Realizamos un corte en forma de cruz en el centro de cada Panettone y colocamos un trozo de mantequilla en el centro. 
  • Horneamos unos 30 minutos en la parte baja del horno, hasta que los pinchemos con un palo de brocheta y éste salga limpio. 
  • Por último, sólo nos queda dejarlos enfriar, y para que no se bajen, les atravesamos por la base con 3 palos de brocheta, y los colocamos boca abajo entre una silla y una mesa como veis en la imagen, hasta que se enfríe totalmente. 
  • Ahora sólo nos queda..... degustar, compartir y disfrutar!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...